[Este es uno de los mails que envío a mis suscriptores. Si quieres recibirlos tú también, apúntate aquí]

El otro día leí una entrevista a las herederas y directoras de Tous, una de las marcas de joyas más reconocidas a nivel mundial, con tiendas en 54 países.

Yo de joyas entiendo lo mismo que de fútbol, es decir, nada, pero me gusta conocer las experiencias emprendedoras y de negocio de las personas (de ahí mi podcast) y la leí agusto.

El tema es que Tous, tiene como icono un osito, que lo crearon en los años 80 y del que dicen que han vendido más de 50 millones de ejemplares.

 

Aquí, como emprendedores, quizá pensemos que todo estaba pensado desde el inicio.

Que el osito, era el icono de su co-fundadora (Rosa Oriol), porque era su animal preferido desde niña. Que ideó el logo sentada en su columpio a los 6 años, comiendo algodón de azúcar y mirando la puesta de sol. Tuvo la visión y se fue corriendo a casa a dibujarlo en su diario con pinturas de palo de colores.

 

La realidad es un poco diferente.

 

Parece ser que en un viaje a Milán, la fundadora, se trajo un osito de peluche que le había gustado, para que sus artesanos lo convirtieran en un pequeño colgante.

Qué ojo tuvo, ¿verdad?

Pues no.

 

La realidad es que junto con el colgante del oso, pidió ideas de colgantes para uno de un coche, de una casita, de un elefante, de una estrella, de un corazón…

Uno no. Muchos. Muchas ideas diferentes. Y salieron todos al mercado.

 

Pero como ella dice: «Los demás colgantes se fueron muriendo y quedó solo el oso».

Ojo a esto, porque cuando nos hablan de un negocio de éxito, un producto o un servicio que ha revolucionado el mercado, pensamos que surge de una idea brillante, de un fogonazo en nuestro cerebro que nos pinza dos neuronas y ahí surge la gran idea.

La realidad es diferente, como en la naturaleza. Para que algo funcione, se adapte y sobreviva hay que probar, hacer experimentos y que sobreviva el más apto.

No hay secretos, ni para alguien que ha vendido 50 millones de ositos en todo el mundo.

Pensar, probar, experimentar, arriegarse y paciencia.

 

Si te gustan las experiencias de otras personas, pero estás pensando en crear la tuya propia, tengo un curso que te puede ayudar. Es el método que empleo para lanzar mis propios proyectos.

Son 40 vídeos paso a paso, con las herramientas que te ayudarán a definir tu idea, encontrar tus primeros clientes, crear tu modelo de negocio y lanzarlo al mercado.

Si te interesa, está aquí:

Curso para lanzar tu idea de negocio

PD: El curso incluye mi soporte a tus dudas por mail. Según me han dicho en varias ocasiones, son los 155€ mejor invertidos del año… ahí lo dejo.

 

Pasa un buen día y nos vemos mañana

Alfonso

Pin It on Pinterest

Share This