Ya está casi decidido: vas a lanzarte a emprender tu propio negocio. Solo te falta un pequeño detalle ¿cómo vas a encontrar tiempo si estás trabajando a jornada completa? ¿Dejas tu empleo y te tiras a la piscina? ¿Lo conservas y olvidas tu proyecto? ¿Se puede levantar una empresa en los ratos libres? ¿Hay relojes que tengan más de 24 horas? Que no cunda el pánico.

Te voy a contar unas cuantas cosas que te pueden ayudar.

Lo tienes todo para empezar: tienes tu idea de negocio, has planificado qué quieres hacer, has estudiado el sector, sabes quiénes son tus clientes potenciales, tienes encarrilado el tema de la financiación… Te queda dar el pistoletazo de salida.

¿Problema? Tienes un trabajo a tiempo completo que es el que te da de comer y paga tus facturas, pero también el que querrías dejar para ser tu propio jefe.

Dejar un empleo es una decisión de alto riesgo.

¿Y si tu proyecto de negocio no arranca? ¿Y si no da el resultado que esperas? Trabajar mientras emprendes te dará una estabilidad que, bien manejada, puede convertirse en un impulso. Ten en cuenta que no tener que preocuparse por llegar a final de mes da una tranquilidad que, en contra de lo que ahora crees, te puede venir muy bien para centrarte como emprendedor.

Porque, sí es posible continuar como trabajador por cuenta ajena y además, ser emprendedor a tiempo parcial levantando tu propio negocio. Lo que tienes que tener claro es que te va a costar, vas a tener que hacer sacrificios y renuncias, cambiar hábitos y disciplinarte.

Si tu tiempo ya era valioso ahora lo será más, porque tienes que sacarle el doble de partido. Apúntate esto en la frente: productividad personal.

¿Cómo encuentro tiempo para emprender si ya estoy a tope?

El tiempo es el que es, veinticuatro horas para todos, por eso de lo que tenemos que hablar es de productividad, es decir ¿cuánto partido le sacas?

Podemos decir que tu productividad es la cantidad de tiempo que inviertes para realizar una tarea determinada. No es una ciencia, no hay un tiempo óptimo establecido que haya que alcanzar, lo que sí te puedes plantear es mejorar tus marcas personales.

¿Qué quiere decir esto? Que estoy seguro de que, haciendo unos pequeños cambios en tus rutinas, puedes realizar las mismas tareas más rápido.

Voy a decirlo al revés ahora: tu tiempo rendirá mucho más, que es precisamente lo que estás buscando para poder poner en marcha tu proyecto como emprendedor. Pues vamos a ello. Te voy a dar unas pistas para hacerlo.

#1 Elige bien tu proyecto

Si quieres conservar tu empleo original, al menos de momento, lógicamente no puedes embarcarte en un proyecto de negocio que te exija presencia física durante una jornada laboral entera, porque de momento no te puedes duplicar, así que lo más seguro es que ya te hayas enfocado hacia un negocio virtual, como por ejemplo una tienda online.

Un proyecto virtual te abre la posibilidad de mantener el control sobre la gestión del tiempo. Te exigirá mucho igualmente, pero con organización y utilizando las herramientas adecuadas (como por ejemplo las que te permiten programar tareas) es posible sacarlo adelante.

#2 Analiza tu cuenta de gastos (de tiempo)

Si le preguntas a un consejero económico cómo organizar mejor tus cuentas para ahorrar un poco a final de mes, te dirá que cojas un papel y un bolígrafo y hagas una lista de ingresos (esa suele ser fácil) y de gastos (ahí hay que detallar más y sincerarse con uno mismo).

Una vez hecha la de gastos, hay que dividirla en dos o incluso en tres: lo imprescindible, lo prescindible, y lo que te puedes permitir de vez en cuando. Fácil, ¿verdad?

Exactamente eso tienes que hacer con el tiempo: vete directamente a la cuenta de gastos, que es lo que te interesa, y especifica bien en qué inviertes las horas de tu día, todos los días de la semana. Una vez hecho eso valora si cada cosa tiene el tiempo que merece. Y sé sincero. Si te pasas dos horas en las redes sociales no digas que solo ves el Facebook diez minutitos antes de dormir.

Te vas a sorprender de la cantidad de horas que puedes ganar simplemente poniéndote “a dieta” de tiempo, utilizando solo el necesario para cada cosa, sin extras de los que puedes prescindir. Ajusta lo que puedas y guárdate un premio para cuando la ocasión lo merezca.

De vez en cuando “perder” un par horas de es ganar salud. Fíjate en que he dicho de vez en cuando.

#3 Conviértete en un profesional de la organización

Una mala organización es un barco haciendo aguas por todas partes. Dado que tu tiempo es un recurso limitado, deberás manejarlo con sumo cuidado. Si has hecho bien el punto anterior habrás visto que hay muchas horas disponibles simplemente redistribuyendo tareas y asignando a cada una el tiempo que necesita. Vamos entonces más allá.

Busca aplicaciones de gestión de tareas que te puedan ayudar. Hay muchas, elige la que más se acomode a ti y úsala, te ayudará enormemente. Haz listas y agrúpalas con lógica. Tacha cuando termines. Te recomiendo que separes tu agenda como emprendedor del resto de las tareas relacionadas con tu otro trabajo o tu vida personal.

Aunque te parezca tedioso ponerte a hacer listas, el orden te va a ayudar. Anotar cosas en papeles sueltos, llenar el ordenador de post-it con recordatorios, no establecer prioridades o alarmas… Desde luego nada de eso te va a ayudar a ganar tiempo, más bien lo contrario si empiezas a cometer errores por ser desorganizado.

#4 ¿Procrastinar? ¿Yo?

Sí, tú, como casi todos. Borra esa palabra de tu diccionario personal. En cuanto decides ser emprendedor la procrastinación se acaba para ti desde el minuto uno. Eso de ir posponiendo indefinidamente lo que sabes que tienes que hacer… Disciplínate: si tienes que hacer algo, hazlo rápido y sácatelo de encima.

#5 Aprende a posponer

…Pero posponer con criterio. No todo hay que hacerlo inmediatamente, no siempre hay fuegos que apagar, nadie vive en una constante urgencia… La mayoría de las veces las prisas no son necesarias, así que aprende a distinguir o te organizarás a merced de lo que los demás te pidan o tú mismo te auto exijas.

Tienes que colocar cada cosa en el lugar que le toca, dentro de tu agenda. Ni antes ni después. Crear bloques de tareas y reservar el tiempo adecuado para ellas, te puede ayudar a manejar mejor este tiempo.

Consejos para emprender tu negocio

#6 Concentra la energía

No te digo que te vayas a convertir en un maestro de las artes marciales, pero si vas a tener que aprender a concentrar tus esfuerzos para optimizar el tiempo disponible. A lo mejor ya eres de los que cuando se ponen a una tarea desconectan completamente y van como un rayo. Si es así, enhorabuena, si no lo es, la tendencia a la dispersión va a ser uno de tus mayores enemigos.

Empezar varias tareas a la vez e ir saltando de una a otra, atender a la vez asuntos de tu proyecto, tu negocio, tu casa o tu pareja, interrumpir constantemente para atender urgencias que no son tales (un email, un WhatsApp, una pregunta sobre la cena de mañana) y la cabeza llena de pensamientos cruzados sobre lo que te queda por hacer… ¡No! Empieza una tarea,  concéntrate, termina. Te parecerá que el tiempo rinde el doble.

#7 Lo importante hazlo a primera hora

Sí, has entendido bien, estoy hablando de madrugar. La verdad es que hacer el esfuerzo de levantarse un par de horas antes que el resto del mundo puede resultar muy positivo. ¿Que te cuesta un mundo? Es cuestión de hábito, y créeme si te digo que vas a tener que cambiar bastantes si quieres salir airoso de tu aventura emprendedora.

Me dirás que hay personas que trabajan mejor de mañana, otras de tarde y otras de noche. Es cierto, cada persona tenemos nuestro horario y nuestro propio reloj biológico. Yo por ejemplo trabajo mucho mejor de mañana por eso lo aconsejo, pero si horario es más tardío, pues adelante, adáptate al horario que más productivo te hace ser.

En mi caso por ejemplo, que me «gusta» levantarme pronto. Vamos a poner que te levantas dos horas antes que el resto de tu casa. Si has descansado bien tu cerebro estará listo para ponerse a funcionar. A esa hora tienes silencio asegurado y ninguna interrupción. Son las mejores condiciones posibles, así  que aprovecha para revisar los objetivos del día. Lo más importante resuélvelo lo primero, y verás que despachas temas a mucha velocidad.

Errores que no debes cometer: abrir el correo electrónico, mirar las redes sociales, ponerte a leer la prensa un minuto, solo mientras te tomas el café… ¡No lo hagas!. El mundo se despierta dos horas más tarde, da igual que todo eso espere un rato porque nadie cuenta contigo en ese momento. Ese tiempo es oro para ti y debes utilizarlo para tachar de tu lista las tareas más importantes del día o las que requieran más concentración.

#8 Prepárate para manejar el estrés

Sí, prepárate porque no te vas a librar. Llevar dos actividades en paralelo, más tratar de tener vida personal, te va a subir los niveles de estrés sí o sí, de modo que puedes anticiparte a ello y aprender a identificarlo (importante, para que no llegue a bloquearte) y gestionarlo. Hay trucos muy sencillos pero útiles, como aprender técnicas de respiración o darse cinco minutos de estiramientos.

Descansar cada cierto tiempo nos hace más productivos. Ese tiempo de descanso nos permite estar a tope el rato que trabajamos así que no te olvides de tomarte 5 min, estirar y relajarte cada hora aproximadamente.

Aunque en algún momento vas a pensar que es imposible mantener una vida equilibrada, tienes que intentarlo. De ello depende tu salud y por tanto el éxito de tu proyecto. Descansar lo necesario es una prioridad, puedes saltarte esta norma un día o dos, pero ten claro que si no descansas, no rindes, y si no rindes tu proyecto está destinado a fracasar.

Así que cuídate. El descanso ya lo he nombrado, me queda añadir: come bien y haz ejercicio, si puedes hacer entrenamientos que fortalezcan tus músculos, el core, mejor, especialmente si pasas muchas horas sentado en tus dos trabajos. Sal, que te de el sol un rato, aunque sea un paseo corto, es mejor eso que nada. Haz vida social, la que puedas, y mima tus relaciones en la medida que puedas. Aunque todo va a sufrir recortes, es importante que mantengas lo mínimo que te haga sentir bien.

Quizá pienses que esto es perder tiempo, no ganarlo, y que vamos en dirección contraria. La verdad es que no. Vas a tener que hacer renuncias durante mucho tiempo para ser capaz de llevar dos actividades a la vez. Cuidarte y equilibrar tu vida personal es simplemente ser inteligente y poner los ladrillos para el éxito.

Espero que con estos consejos compruebes que es posible encontrar tiempo para emprender a la vez que trabajas a jornada completa. Con esfuerzo y una buena planificación, estoy seguro de que conseguirás excelentes resultados, ¡ánimo y a por tu proyecto!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This